Publicado el

El lápiz, todo lo que necesitas saber sobre este instrumento de escritura

Lápices de grafito coloridos para escritura y dibujo

El lápiz, todo lo que necesitas saber sobre este instrumento de escritura
4.8 (95%) 4 votes
Un lápiz o lapicero consiste en una mina o barrita de pigmento (generalmente de grafito) y encapsulado en un cilindro de madera fina, aunque también en envolturas de papel y plásticas, y sirve esencialmente para escribir y dibujar.

Un lápiz que tenga una mina hecha con más arcilla mezclada con el grafito es un lápiz más resistente. Se diferencian, por una parte, con las letras H (duro) y B (negro), así como F (para el grado de finura), y, por otra parte, con un número del 1 a 4, siendo el número 4 el más duro. El lápiz estándar para escritura es el HB, también puede haber combinaciones de las letras: HH, por ejemplo, se refiere a una mina muy dura.

Fabricación industrial moderna

Los lápices modernos se fabrican industrialmente mezclando el polvo de grafito y arcilla (molidos finamente) con agua, formando minas largas que se cuecen en un horno. Las minas resultantes se sumergen en aceite o cera fundida, que se filtra en los agujeros minúsculos del material, dando por resultado una escritura más lisa. Un tablón de madera con varios surcos paralelos largos se corta para formar un listón, y las tiras de grafito y arcilla se insertan en los surcos. Otro tablón acanalado se pega encima, de manera que el ensamble final es cortar todo, en lápices individuales, que luego se barnizan o se pintan.

Historia del lapiz

En 1564, un depósito enorme de grafito fue descubierto en Seathwaite Fell, cerca de Borrowdale, Cumbria, en Inglaterra.​ Los lugareños descubrieron que era muy útil para marcar ovejas. Este depósito particular de grafito era extremadamente puro y sólido, y podría ser fácilmente aserrado en barritas. Este era y sigue siendo el único depósito a gran escala de grafito encontrado en esta forma sólida. los químicos de la época consideraron, equivocadamente, que esa sustancia era probablemente una forma de plomo; por lo tanto, el grafito recibió el nombre de plumbago (relacionado con plumbum, «plomo» en latín). Incluso en la actualidad la mina de un lápiz se denomina lead (plomo) en inglés, a pesar de que no contiene plomo. En realidad, el grafito de una mina de lápiz no es venenoso; el grafito es inofensivo si se llega a consumir.

El grafito, al ser blando, requiere un tipo de funda o cubierta. Las minas de grafito, al principio, se envolvían en cordeles o en cuero de oveja para darles estabilidad.

Aunque se encontraron depósitos de grafito en otras partes del mundo, no poseían la misma pureza y calidad que los de Borrowdale, y el grafito tenia que ser reducido a polvo para eliminar las impurezas. Inglaterra continuó disfrutando de un monopolio en la producción de lápices hasta que se encontró un método de reconstituir el polvo del grafito.
Los característicos lápices cuadrados ingleses continúan haciéndose con barritas cortadas de grafito natural desde 1860. Hoy, la ciudad de Keswick, cercana a la zona del hallazgo original del bloque de grafito, tiene un museo del lápiz.

Grafito pulverizado

La primera tentativa de fabricar las minas con grafito pulverizado se llevó a cabo en Núremberg, Alemania, en el año de 1662. Se utilizó una mezcla de grafito, azufre y antimonio.

En 1795, Nicolas-Jacques Conté inventó un método para endurecer el grafito pulverizado mezclándolo con agua y arcilla y horneándolas convenientemente. Variando la proporción de grafito/arcilla se obtenían diferentes durezas de la mina. Este método de fabricación, que había sido descubierto anteriormente por el austriaco Josef Hardtmuth de Koh-I-Noor en 1790, se sigue empleando hoy.

Sujeción de madera

Fueron los italianos los primeros en idear una sujeción de madera. Alrededor de 1760, la pareja Simonio y Lyndiana Bernacotti fueron los primeros en crear lo que probablemente fue el diseño para el moderno lápiz de carpintero con cuerpo de madera; sin embargo, su versión era chata, ovalada, un tipo de lápiz muy compacto. Al principio perforaban un cilindro de madera de enebro para luego insertar la mina de grafito. Poco después crearon una técnica mejorada: preparaban dos medio cilindros de madera, colocaban entre ellos la mina de grafito y luego pegaban las dos mitades. Esencialmente, el mismo método sigue vigente hoy día.

El 30 de marzo de 1858, Hymen Lipman recibió la primera patente por pegar un borrador al extremo de un lápiz.​ En 1862, Lipman vendió su patente a Joseph Reckendorfer por 100.000 dólares, que fueron destinados a demandar al fabricante del lápiz Faber por infracción.​ En 1875 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó contra Reckendorfer declarando la patente como inválida.

Lápiz grafito Q-Connect con goma N2 HB

Tipos de lapices según su material de fabricación

Lápices de grafito

Lápiz grafito Staedtler Noris N2 HB
Estos son los tipos más comunes de lápices. Se hacen de una mezcla de arcilla y grafito y su oscuridad varía de gris claro a negro. Su composición permite trazos más lisos.

Lápices de carbón de leña

Se hacen del carbón de leña y proporcionan negros más llenos que los lápices del grafito, pero tienden a manchar fácilmente y son más abrasivos que el grafito.

Lápices de color

Conocidos comúnmente como lápices coloreados, estos tienen una mina de cera con el pigmento y otros aditivos. Múltiples colores se mezclan a menudo juntos. La variedad de un conjunto de lápices de color se puede determinar por el número de colores únicos que contiene.

Lápices de grasa

También conocidos como marcadores de China. Escriben en cualquier superficie (incluyendo vidrio, plástico, metal y fotografías). Los lápices de grasa más comúnmente encontrados están envueltos en papel (Berol y Sanford adhesivos), pero pueden también estar envueltos en madera (Staedtler Omnichrom).

Lápices de acuarela

Estos se diseñan para el uso con técnicas de acuarela. Los lápices se utilizan solo para las líneas agudas y en negrilla. Los trazos hechos por el lápiz se pueden también saturar con agua y extender con pinceles.

Lápices según su utilidad

Lápices de carpintería

Estos lápices tienen dos características principales: su forma ovalada les evita rodar y su mina es fuerte.

Lápices de copiado

Estos son lápices de grafito con un tinte agregado que crea una marca indeleble. Sus marcas son a menudo visualmente indistinguibles de las de los lápices estándar del grafito, pero cuando están humedecidas sus marcas se disuelven a una tinta coloreada, que luego se imprime a otra pieza de papel. Se utilizó hasta comienzos del siglo XX, en que el bolígrafo los sustituyó lentamente.

Lápices de color borrable

Contrario a los lápices de color a base de cera, estos pueden ser borrados fácilmente. Se usan principalmente en bosquejos, donde el objetivo es crear un esquema usando el mismo color que otros medios (tales como lápices de cera, o pinturas de acuarela) llenarían, o cuando el objetivo es explorar el bosquejo del color. Algunos animadores prefieren lápices borrables de color a los lápices de grafito porque estos no manchan fácilmente, y los diversos colores permiten una mejor separación de objetos en el bosquejo.

Lápiz de golf

Los llamados lápices de golf son generalmente cortos (unos 9 cm) y muy baratos. También se conocen como lápices de biblioteca, ya que muchas bibliotecas los ofrecen como instrumentos de escritura desechables.

Lápiz portaminas o mecánico

Hay también lápices que utilizan métodos mecánicos para empujar la mina a través de un agujero hacia el extremo de abajo. Los borradores son también desprendibles (y así reemplazables), y cubren generalmente el lugar para almacenar las minas en la parte superior del portaminas. Este tipo de lápices mecánicos (o portaminas) son populares por su longevidad y el hecho de que nunca necesitan ser afilados.

Los tipos de mina se basan en el grosor y al igual que los lápices pueden variar en los tonos y firmezas, inclusive existen minas de colores. Los tamaños comunes son 0.3, 0.5, 0.7, 0.9, 1.1, 1.3, y 1.6 mm. El tamaño de 2.0 mm. es de uso común en el diseño, ilustraciones, e ingeniería. Por otra parte, las minas de 0.5 y 0.7 mm. suelen ser usadas de manera más general para trabajos escolares y de oficina.

Portaminas Liderpapel Grafo 2mm con afilaminas

Suele suceder que, en algunas marcas, las minas usadas en los portaminas son demasiado frágiles, lo que ocasiona que se rompan con frecuencia en la escritura cotidiana, o también sucede cuando el dibujante aprieta muy fuerte el lápiz y ocasiona una rotura de la mina, sin embargo, existen nuevas tecnologías que usan polímeros para reforzar la estructura de las minas, siendo estas características de marcas de prestigio. No obstante, suele importar más el trazo y la fuerza con la que es usado un lapicero que la marca de las mina que se usa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *